Cómo liberar el potencial de los datos electorales


Sección 3: Categorías de los procesos electorales clave

Registro de los partidos políticos

Registro de los partidos políticos

¿Qué es el registro de los partidos políticos?

Los partidos políticos y las asociaciones políticas son una característica central de cualquier democracia, ya que les permiten a los ciudadanos unirse para hacer campaña para un puesto de elección popular, expresar sus intereses y definir metas para sus comunidades. El registro de los partidos políticos les da a estos grupos un estatus jurídico, al definir sus derechos y el papel que desempeñan en la sociedad. Los pasos que deben seguir para registrarse varían de un país a otro.[1] En algunos lugares los partidos solo están obligados a presentar su nombre, símbolo, acta constitutiva y, algunas veces, una pequeña lista de sus miembros. En otros países, los solicitantes tienen que demostrar que cuentan con suficientes miembros para formar un partido legal mediante la recopilación de las firmas de estos. Entre los requisitos adicionales para registrar un partido se puede incluir que los solicitantes tengan una distribución geográfica de miembros mínima y que publiquen un manifiesto. También es probable que tengan que pagar una cuota de registro, que algunas veces puede ser significativa. Con frecuencia los requisitos son más estrictos en sistemas donde los partidos políticos registrados reciben fondos públicos, tiempo aire en radio y televisión, servicios postales gratuitos o con descuento u otras formas de apoyo público. Cualesquiera que sean los requisitos exactos, el proceso de registro debe estar basado en criterios claros y aplicarse de manera justa a todos lo que presenten una solicitud. Una vez que los partidos están registrados, pueden entonces seguir los pasos necesarios para calificar para contender en una elección (para obtener más información, véase Requisitos para el registro de candidatos).

¿Por qué es importante el registro de los partidos políticos?

Se les debe permitir a los ciudadanos asociarse libremente en organizaciones políticas y buscar puestos de Gobierno con base en sus intereses comunes. De otra manera, se le podría privar al electorado de la oportunidad de decidir sobre quién tiene la autoridad para gobernar. A menos que dichas organizaciones reciban el reconocimiento jurídico mediante el registro, no podrán aparecer por sí mismas en la boleta ni buscar de alguna otra manera el cambio político pacífico. A fin de proteger el derecho de los ciudadanos a organizarse, el registro de los partidos políticos debe estar basado en criterios claros y razonables. Estos criterios deben publicarse de manera que los ciudadanos interesados conozcan los pasos que deben seguir para obtener el reconocimiento jurídico de su partido. Asimismo, los criterios deben aplicarse imparcialmente y de la misma manera a todos los que deseen registrarse. Todo rechazo debe justificarse claramente y aquellos a quienes se rechace deben tener una oportunidad de apelar la decisión. Con información acerca del proceso de registro de los partidos políticos, los ciudadanos pueden emprender acciones para obtener información sobre la situación jurídica de sus organizaciones y asociaciones. Los partidos, las organizaciones civiles y los medios de comunicación pueden evaluar si, para empezar, las reglas son justas o no y si se aplican imparcialmente a todos los que presentan solicitud, o no. Este tipo de análisis se relaciona con la cuestión de si el proceso es o no es incluyente, al ofrecer oportunidades razonables para que los ciudadanos se organicen y hagan campaña para los puestos de elección popular, y competitivo, al ofrecer la misma oportunidad para que una amplia variedad de grupos del espectro político participen.

Ejemplo de datos de registro de los partidos políticos

Entre la información relacionada con el registro de los partidos políticos se incluye: una lista de partidos, incluyendo quiénes presentaron solicitud, quiénes fueron aceptados y quiénes fueron rechazados por el EMB; nombres de los miembros de cada partido; y las reglas de nominación (incluyendo el número de firmas que se requieren para poder registrarse, las cuotas de registro y otros detalles). El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de Costa Rica es un buen ejemplo de cómo poner a disposición del público la información del registro de los partidos políticos, ya que publican una lista de los partidos que solicitaron el registro, los que fueron aceptados y los que fueron cancelados o a los que se les negó el registro.

  1. Para cuestiones a considerar en esta área, consulte el documento del NDI "Adopción de una Ley de Partidos", de Kenneth Janda: https://www.ndi.org/files/1948_polpart_janda_110105.pdf

Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Tumblr